Thomas Cook entra en ‘números rojos’ y pierde 183 millones en su último ejercicio fiscal

Cierra el ejercicio con una caída de ingresos del 3% en España por menor demanda al destino

Thomas Cook Group perdió 163 millones de libras esterlinas (183,2 millones de euros) en su último ejercicio fiscal, finalizado el 30 de septiembre, frente a las ganancias de nueve millones (10 millones de euros) del precedente y tras tres ejercicios consecutivos positivos.

El touroperador británico, que rebajó esta semana por tercera vez sus previsiones anuales, ya había advertido que su resultado neto de explotación ajustado (Ebit) se situaría en 250 millones de libras esterlinas (casi 281 millones de euros), 58 millones de libras (65 millones de euros) menos.

La compañía ha decidido suspender el dividendo con cargo a las cuentas anuales tras las pérdidas netas registradas durante el ejercicio, que incluye un cargo de 153 millones de libras esterlinas (171,8 millones de euros) derivados de los costes de transformación del grupo, entre otros.

El grupo aumentó un 6,4% su facturación en el año fiscal, hasta los 9.584 millones de libras (10.764 millones de euros), mientras que el beneficio de las operaciones ascendió a 97 millones de libras esterlinas (108,9 millones de euros), lo que supone un 57,2% menos.

El consejero delegado de la compañía, Peter Fankhauser, ha vuelto a incidir en que el año 2018 fue “decepcionante” para Thomas Cook en el que el negocio del touroperador en el Reino Unido se vio afectado tras cuatro años de crecimiento de los beneficios en este mercado, a lo que se suma un entorno más competitivo para las vacaciones en España.

DIFÍCIL EJERCICIO EN REINO UNIDO Y ESPAÑA

El operador cifra en un recorte de 88 millones de libras esterlinas (casi 99 millones de euros) el impacto negativo en sus márgenes por el mal desempeño en Reino Unido. Además, registró una caída del 3% de sus ingresos en España, reflejo del desplazamiento de viajeros hacia otros destinos, con un nivel de facturación de 70 millones de libras esterlinas (78,6 millones de euros).

En términos generales, el resultado neto de explotación ajustado (Ebit) de su negocio de touroperación en toda su red fue de 161 millones de libras esterlinas (180,9 millones de euros), un 34,5% menos con respecto al año anterior.

“Si bien todos nuestros mercados de origen se vieron afectados, vimos un impacto particular en nuestro negocio en el Reino Unido, donde la desaceleración en las reservas se sumó a un mercado ya competitivo para las vacaciones españolas”, reconoce la compañía, que señala que cuenta con un plan específico para abordar la caída registrada por el operador turístico en Reino Unido que implementará a lo largo de 2019 con ajustes de capacidad y reemplazo de paquetes más dinámicos.

En Europa continental vio descender sus reservas un 2% en gran medida por la menor demanda de viajes a las Islas Canarias, destino clave en invierno, y el desvío de viajeros a destinos competidores (Turquía, Túnez, y Egipto) buscando alternativas a los altos precios de hoteles en el archipiélago canario.

RECUPERACIÓN DE TURQUÍA, TÚNEZ Y EGIPTO

El crecimiento de sus ventas se explica por el retorno de los turistas a destinos como Turquía y Túnez y Egipto, en el Norte de África, con un aumento del 44% de la facturación, hasta 545 millones de libras esterlinas (612 millones de euros). También destaca la demanda a Grecia que se mantuvo fuerte por quinto año consecutivo.

Las ventas de vacaciones a hoteles de su marca crecieron un 20%, eje central de su estrategia de negocio. En todos sus destinos, las ventas a Turquía y Egipto crecieron significativamente, en un 70% y 95% respectivamente, mientras que a España se recortaron en un 9% en parte por mayores precios hoteleros en un entorno particularmente competitivo donde continúa registrado mayor presión sobre sus márgenes, particularmente por la ralentización de reservas por la ola de calor del verano.

DESPEGUE EN EL NEGOCIO AÉREO

El mal desempeño en el mercado británico contrasta con el fuerte incremento de las ganancias de las aerolíneas del grupo, que reportaron 35 millones de libras esterlinas (39 millones de euros), pese a los costes derivados de interrupción de vuelos en Europa, que le supuso unos costes de cuatro millones de libras esterlinas (4,49 millones de euros) al negocio aéreo del grupo y al desafío del aumento de capacidad para aprovechar el hueco dejado por Air Berlin.

Los ingresos de las compañías aéreas repuntaron un 14%, hasta los 3.519 millones de libras esterlinas (3.955 millones de euros), con un Ebit de 129 millones de libras esterlinas (145 millones de euros), un 12% más, y un resultado bruto de explotación antes de amortizaciones y alquileres (Ebitdar) de 456 millones de libras (512,6 millones de euros), un 7,2% más.

Este crecimiento se vio impulsado por el aumento de capacidad tras las desaparecidas Monarch y Air Berlin y por la mejora del 11% en ingresos complementarios al vuelo especialmente en media distancia y larga distancia. Sus costes operativos crecieron casi un 11%, en línea con el incremento de la oferta de sus aerolíneas, a lo que se añaden los gastos por restricciones aéreas en Europa.

EXPANSIÓN HOTELERA

La compañía también ha recordado que cuenta con una cartera optimizada de 3.150 hoteles y que su línea estratégica es crecer con establecimientos de marca propia. La compañía abrió once en el verano, incluyendo el concepto Cook’s Club, y planea abrir al menos 20 hoteles en 2019.

Dentro de este plan de expansión, abrirá la primera Casa Cook en España, su mercado más grande, y la primera en Grecia. Espera elevar su oferta fruto de esta expansión a 40.000 habitaciones.

“Seguimos comprometidos con nuestra estrategia para un crecimiento rentable y hemos logrado un buen progreso durante el año con la apertura de hasta once nuevos establecimientos el verano pasado, lo que proporcionará ya sus frutos en el ejercicio de 2019, después de un incremento de las ventas del 15% en este segmento”, ha señalado el consejero delegado.

PRIORIDADES PARA 2019

De cara, Thomas Cook se ha marcado como prioridad reportar ganancias, junto a la generación de flujo de caja. En esta línea, se centrará en una mejor gestión de su capacidad, abordará el rendimiento de sus operadores turísticos en Reino Unido, impulsará con iniciativas innovadoras la venta de servicios auxiliares y buscará mejorar los márgenes de su estrategia de hoteles de marca propia e implementar un mayor enfoque y disciplina de costes en todo el grupo.

A 30 de septiembre, su deuda neta ascendió a 389 millones de libras esterlinas (437 millones de euros), casi nueve veces más, incluyendo ajustes por impacto de cambio de divisas. La compañía, sin embargo, confía en hacer progresos en la reducción de su deuda en los próximos años.