El sector turístico se prepara ante la nueva directiva de la UE sobre servicios de pago

Permitirá a los hoteles agilizar procesos, aumentar su productividad y seguridad

La entrada en vigor de la segunda directiva de la Unión Europea sobre servicios de pago (PSD2) supondrá que el sector turístico tenga que incorporar nuevas soluciones tecnológicas para adecuarse a esta nueva directiva, según PaynoPain, empresa tecnológica española especializada en el desarrollo de herramientas de pagos online, que asegura que la nueva norma supone un reto y una oportunidad.

La segunda directiva de la Unión Europea sobre servicios de pago, que entró en vigor el pasado 14 de septiembre, tiene como objetivo garantizar mayores niveles de seguridad y rapidez a la hora de realizar los pagos online.

Debido a la complejidad en su aplicación, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) ha aprobado una moratoria de 15 meses. De esta manera, las empresas tendrán hasta el 31 de diciembre de 2020 para implementar las tecnologías necesarias para adaptarse a la directiva.

Uno de los sectores que se verán más afectados por estos cambios será el turístico (35% del comercio electrónico en España), acostumbrado a utilizar las tarjetas como garantía de pago.

Según los expertos, la nueva legislación puede suponer un impacto en la experiencia del cliente, al mismo tiempo, también puede traducirse en una oportunidad para incrementar ventas.

Con la nueva directiva PSD2, habrá muchos cambios en el sector turístico, tanto para los hoteles como para las agencias de viajes online. Por ejemplo, el cobro manual va a desaparecer y ya no será posible hacerle los cargos al cliente sin su autorización.

DOBLE AUTENTICACIÓN

Para garantizar los máximos niveles de seguridad en los pagos a hoteles, la directiva recalca que todas las transacciones deben contener una doble autenticación. Para identificarse los usuarios deberán autenticarse a través de dos de los tres elementos que detalla la normativa, que deberán ser algo que el usuario tiene (teléfono móvil para recibir un código o una tarjeta de coordenadas), algo que el usuario tenga conocimiento (contraseña o PIN) o un factor biométrico (huella dactilar o reconocimiento facial o de voz).

Con esta doble autenticación los hoteles y las agencias de viajes online deberán tener en cuenta la autorización del cliente para realizar cargos en su tarjeta. Aquellos clientes que no pertenezcan a la Unión Europea no tendrán que realizar una doble autenticación para realizar los pagos de un hotel o destino turístico.

«Para adecuarse a esta nueva normativa, el sector deberá implementar tecnologías de pagos modernas que permitan a los hoteles agilizar procesos, aumentar su productividad y la seguridad interna, con el objetivo de evitar que los empleados entren en contacto directo con los datos de pago de los clientes», explicó el consejero delegado y cofundador de PaynoPain, Jordi Nebot.

En cualquier caso, esta mayor exigencia de seguridad no tiene por qué verse como un factor excesivamente molesto que vaya a frenar las reservas de viajes a través de Internet. De hecho, los grandes bancos serán los principales encargados de desarrollar interfaces de comunicación que permitan una transmisión fácil y segura de los datos de los clientes que así lo autoricen.

En conclusión las empresas turísticas deberán, durante los próximos meses, minimizar el impacto de esta nueva normativa europea, e incluso revertirla hacia una oportunidad para lograr que esta mayor seguridad aumente la confianza del consumidor y, por tanto, incremente sus compras a través de dichos canales.