Ryanair y los pilotos irlandeses se reunirán este miércoles en un intento de evitar la huelga

Los paros del 12 de julio podrían ser los primeros de una serie en julio y agosto

La aerolínea Ryanair ha aceptado reunirse este miércoles con la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas de Irlanda (IALPA, por sus siglas en inglés) en un intento de evitar la huelga de 24 horas convocada por el colectivo para el próximo jueves 12 de julio.

Este acuerdo sobre el inicio de negociaciones llega después de que sindicatos y empresa discutieran durante el fin de semana sobre el lugar donde deberían producirse los encuentros.

Y es que la compañía aérea quería que las reuniones se produjeran en sus oficinas en Swords, junto al aeropuerto de Dublín, para evitar un “circo mediático”, mientras que IALPA quería que se produjeran en un local alquilado para la ocasión por el propio sindicato.

Finalmente, el director de Recursos Humanos de Ryanair, Eddie Wilson, ha vuelto a enviar una carta a la secretaria nacional de Fórsa (del que forma parte IALPA), Angela Kirk, aceptando que la reunión fuera en un lugar “neutral”: la sala Seán Lemass en la terminal 1 del aeropuerto de Dublín este miércoles.

El sindicato, que fue el que propuso la fecha y el lugar, aceptó reunirse, aunque adelantó que no desconvocarán la huelga si la aerolínea no está dispuesta a aceptar sus peticiones sobre los privilegios por antigüedad.

Mientras tanto, Ryanair comunicará este martes sus “planes de contingencia” para reducir al mínimo los efectos de la huelga en los vuelos proyectados este jueves. Además se pondrá en contacto con los clientes que se verán afectados.

UNA SERIE DE PAROS

En la carta, Wilson también pide explicaciones a Kirk, haciendo referencia a unas comunicaciones del pasado 25 de junio, mientras se preparaba la votación para la huelga.

En ellas el presidente de IALPA, Evan Cullen, explica que el sindicato contempla “una serie de paros de uno o dos días para julio y agosto”.

“Está claro tras leer esta carta, y por vuestros continuos rechazos a acudir a nuestras oficinas que, independientemente de lo que hagamos, un reducido número de nuestros pilotos dirigidos por los pilotos de Aer Lingus están determinados a interrumpir vuelos y alterar los viajes de nuestros clientes”, lamenta el director de Recursos Humanos.