Ryanair asegura que la suspensión del Boeing 737 MAX no afectará a su programación de verano

Recibirá el primer 737 en abril y dice que es pronto para analizar la posibilidad de cancelar el pedido

Ryanair, que aún no tiene en su flota ningún Boeing 737 MAX pero sí pedidos pendientes, ha asegurado hoy que la suspensión de las operaciones con este modelo no afectará a su programación de vuelos para el verano.

“No existe riesgo alguno para el calendario de este verano”, ha afirmado el responsable de Asuntos Legales y Regulatorios de la aerolínea, Juliusz Komorek, durante una conferencia de prensa en Varsovia, donde precisó que aún es pronto para analizar la posibilidad de cancelar el pedido realizado a Boeing de este modelo.

Ryanair ha encargado 135 unidades Boeing 737 MAX 200, una versión modificada del MAX 8, y cuenta con opciones para otras 75 unidades. Se prevé que el primer avión llegue en abril, otros dos en mayo, dos en junio y los 50 restantes antes del inicio de la temporada de verano de 2020.

“Nuestra flota de 450 aviones incluye muchos aviones de emergencia, que están ubicados estratégicamente”, ha asegurado el directivo. La ‘low cost’ irlandesa, uno de los principales clientes europeos de Boeing, confía en que las investigaciones del accidente del avión del mismo modelo de Ethiopian Airlines arrojen luz antes de abril

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, ya avanzó en una entrevista con el diario ‘Irish Independent’ que la compañía seguiría las recomendaciones del fabricante y de las autoridades aeronáuticas regulatorias y esperaría al resultado de la investigación. “Necesitamos esperar a ver cuál es el resultado de la investigación”, afirmó O’Leary, quien dijo “no estar particularmente preocupado”.