Ryanair acepta pagar las indemnizaciones por las huelgas salvajes del verano 2018

El verano pasado de 2018 estuvo plagado de huelgas salvajes de los pilotos y los auxiliares de vuelo de Ryanair que luchaban por sus salarios y condiciones de trabajo. Miles de pasajeros europeos se vieron afectados por estas jornadas de huelga. Flightrightdemando a Ryanair ante el Tribunal de Distrito de Hamburgo y el pasado jueves, 9 de mayo de 2019, la aerolínea irlandesa aceptó su responsabilidad de compensar a los pasajeros afectados representados por Flightright.

Oskar de Felice, experto legal de Flightright, comenta: “El hecho de que Ryanair acceda a pagar las reclamaciones de los casos de huelga exclusivamente ante los tribunales es una contradicción de términos. Tenemos la impresión de que la principal preocupación de la compañía aérea es disuadir a sus pasajeros y evitar que reclamen lo que les corresponde, obstaculizando el procedimiento en todo lo posible. En otras muchas ocasiones, la low-cost también ha accedido a indemnizar solamente tras nuestras presiones legales. Esto, a nuestro entender, complica innecesariamente la aplicación de los derechos de los pasajeros”.

En los últimos nueve meses, Flightright, portal internacional líder en la defensa de los derechos de los pasajeros aéreos, ha llevado ante los tribunales los casos de varios de sus clientes contra Ryanair. La razón no fue otra que los numerosos retrasos y cancelaciones de vuelos provocados por la huelga de pilotos y azafatas de Ryanair del verano pasado. Para los juristas, el caso estaba claro desde el primer momento: la huelga fue provocada por años de dumping salarial y condiciones de trabajo cuestionables dentro de la  propia compañía aérea y, por tanto, debe considerarse responsabilidad de directa de la aerolínea y no una “circunstancia extraordinaria”.

 El año pasado, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que, en caso de huelga, si la aerolínea es responsable de ésta y por tanto hubiera podido tomar medidas para evitarla, debe abonarse una indemnización a los pasajeros afectados por cancelaciones o retrasos que ocasione. Según los juristas de Flightright, este es exactamente el caso de las últimas huelgas de los empleados de Ryanair. Sin embargo, la compañía aérea descartó públicamente la posibilidad de indemnizar a sus pasajeros, alegando que el Reglamento europeo de 2004 considera las huelgas como circunstancia extraordinaria.