Room Mate Group cierra el mejor año de su historia superando los 107 millones de facturación

Sarasola prevé duplicar su tamaño en los próximos tres años

Room Mate Group, la marca integrada por Room Mate Hotels y Be Mate Apartaments, ha logrado superar la barrera de los 100 millones de euros de facturación en 2019 por primera vez, obteniendo el mejor resultado de su historia con unos ingresos de 107,6 millones, un 23% más que en el ejercicio anterior.

Tras su apuesta por la apertura de hoteles asequibles en todo el mundo y por el impulso de la empresa de apartamentos turísticos, el fundador y presidente de Room Mate Group, Kike Sarasola, ha asegurado en una entrevista que el próximo paso será incorporar hostales al negocio.

«Estamos preparando una nueva línea. Nosotros sabemos gestionar edificios muy bien, como los hoteles. Luego hemos pasado a apartamentos y queda alguna pata, que probablemente sean hostales», ha apuntado Sarasola, quien ha remarcado su deseo de que en un futuro la cadena pueda aglutinar desde hostales hasta hoteles cinco estrellas.

Con 26 hoteles operando en siete países, el grupo ha cerrado el mejor año de su historia con una facturación de 107,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 23% con respecto al año anterior, de los que 101,8 millones corresponden a Room Mate Hotels, con un alza también del 23%, y los otros 5,8 millones a Be Mate Apartaments (un 35% más), que ha abierto en 2019 siete edificios de apartamentos.

Según las previsiones de la empresa, la facturación podría alcanzar los 130 millones este año, de los que 120 millones corresponden a Room Mate Hotels y los diez millones restantes a Be Mate Apartaments.

Además, la compañía ha anunciado recientemente la creación de su nueva marca Room Mate Beach Hotels, cuyo punto de partida será el hotel Room Mate Olivia en Calviá (Mallorca) el próximo mes de junio.

Más de 1,2 millones de personas han pasado por los hoteles y apartamentos de la compañía, siendo los estadounidenses, con un 14,25%, los españoles (11,16%) y los británicos (8,49%), los principales huéspedes en los hoteles.

Sobre los problemas en Cataluña por las protestas tras la sentencia del ‘procés’, Sarasola ha lamentado que el grupo sufrió las consecuencias de los disturbios y que «un año que iba a ser fantástico ha pasado a un buen año», con un crecimiento que ha pasado del 15% esperado al 9%. No obstante, ha remarcado la potencia de la «marca Barcelona» y la rápida recuperación de la ciudad tras los incidentes.

OBJETIVO: DOBLAR SU CARTERA EN LOS PRÓXIMOS AÑOS

De cara a un futuro próximo, el grupo tiene firmados diez hoteles cuya apertura se prevé durante los próximos 18 meses en ciudades españolas como Madrid, Málaga, San Sebastián y Las Palmas de Gran Canaria, así como en destinos internacionales como Roma, París, Oporto y Lisboa.

Además, la compañía está en negociaciones avanzadas para cerrar otros diez proyectos, por lo que duplicaría su tamaño, pasando de las más de 1.900 habitaciones actuales a más de 4.700 en tres años.

Por su parte, Be Mate Apartaments, está inmerso en un plan de expansión con la apertura de 16 edificios de apartamentos en los próximos 18 meses, en países como México, Italia (Venecia Roma y Nápoles) y España (Madrid, Málaga, Granada y Menorca).

Aunque según Sarasola están «abiertos a todo», por el momento descarta totalmente una posible salida a Bolsa de la compañía o cualquier tipo venta. «De momento, no vamos a buscar socios y en 2023 ya veremos, pero estamos abiertos a cualquier cosa», ha apuntado Sarasola.

MÁS DIÁLOGO EN EL SECTOR

Sarasola ha insistido en la necesidad de que el nuevo Ejecutivo esté abierto a hacer que todos los implicados en el sector turístico, desde autoridades, hasta empresarios o las propias ciudades, dialoguen y se establezcan canales de comunicación y entendimiento para que el turismo siga siendo uno de los motores de la economía.

Para ello, Sarasola ha abogado por que se muestre al turista que España ha evolucionado y que ya no es solo un destino de ‘sol y playa’ sino que puede ofrecer alternativas y nuevos alicientes para que repita destino.

«El problema era cuando el sector se quedaba atascado y no era dinámico», ha recalcado Sarasola, quien ha defendido que en España «se han hecho las cosas bien».