OD Hotels invertirá 54 millones de euros en sus próximas aperturas en Madrid y en el sur de Francia

La cadena alerta de que el “efecto Airbnb” requiere de propuestas hoteleras con valor añadido

La cadena de hoteles de Ibiza OD Hotels ha anunciado este jueves nuevas aperturas en Madrid y en el sur de Francia para 2020 y 2021, con una inversión total de 54 millones de euros.

En Madrid, la cadena hotelera ha adquirido recientemente el Real Cinema por 24,7 millones de euros. El inmueble, situado frente al Teatro Real de la capital en la Plaza Isabel II, pasará a llamarse ‘Ocean Drive Madrid’ y contará con una inversión total de 34 millones de euros.

El futuro hotel albergará 72 habitaciones, dispondrá de una la azotea con piscina y terraza, además de un restaurante y varias salas de reuniones, entre otros detalles. La compañía ha detallado que el establecimiento hotelero mantendrá el estilo mediterráneo minimalista y el diseño adoptado en el resto de hoteles de la cadena

El consejero delegado de la cadena hotelera, Marc Rahola, ha explicado este jueves durante la presentación de los proyectos que el caso de Madrid es una propuesta en un emplazamiento importante geoestratégicamente hablando, razón por la que crearán un bar próximo a la calle “para invitar a los transeúntes a entrar”.

Por su parte, el futuro ‘Ocean Drive Cavalière’ -en Cavalière, a 30 km de Saint Tropez- se convertirá en el primer hotel de compañía fuera de España. La cadena hotelera compró a Ibersol por 11 millones de euros en 2017 el Hotel Cavalière sur Plage y prevé una inversión total de 20 millones de euros.

Para su apertura, OD Hotels llevará a cabo un proyecto de rehabilitación del inmueble que contará con 62 habitaciones y suites con vistas al mediterráneo. El establecimiento ofrecerá acceso a la playa privada, piscina, bar y restaurante orientados al mar.

EL EFECTO ‘AIRBNB’

En un análisis sobre la situación del sector turístico actual, Rahola ha asegurado que el turismo y el negocio hotelero “van a cambiar aún más”, debido, entre otros factores al “efecto Airbnb”, que ha provocado el cambio del modelo y el valor de los activos, por lo que se requieren propuestas con un valor agregado por parte de los hoteles.

Ante un tipo de cliente que pasa cada vez menos días de visita en las ciudades, Rahola ve prioritario para la cadena prestar atención a los servicios esenciales para el tipo de visitante que pasa menos tiempo en hotel, como es el caso del desayuno y del ‘room service’.