Norwegian pierde 150 millones en 2018, un 19% menos

La aerolínea se marca como prioridad clave volver a la rentabilidad

Norwegian Air Shuttle cerró 2018 con unas pérdidas de 1.454 millones de coronas noruegas (150 millones de euros), lo que supone un descenso del 19% en sus ‘números rojos’ con respecto al ejercicio anterior, y un aumentó del 30% de ingresos, hasta los 40.265 millones de coronas noruegas (4.128 millones de euros) en 2018.

Del total de su facturación, 580 millones de euros se originaron en España, un 26% más lo que consolida al mercado español como el tercero para la compañía por ingresos, por detrás de la propia Noruega y de EE.UU.

En el último trimestre, incurrió en pérdidas de 1.800 millones de coronas noruegas (185,76 millones de euros) debido a sus posiciones de cobertura por combustible y su facturación fue de 9.700 millones de coronas noruegas (1.000 millones de euros), una mejora del 23%.

Durante 2018, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía de bajo coste noruega fue negativo con pérdidas de 2.183 millones de coronas noruegas (224,5 millones de euros) frente a ganancias de 58,9 millones de coronas noruegas (seis millones de euros) del ejercicio anterior. El beneficio neto de explotación (Ebit) registró pérdidas de 3.851 millones de coronas noruegas (396 millones de euros), un 92% más.

Norwegian señala que este resultado ha estado influido negativamente por los problemas en los motores Rolls-Royce de sus aviones ‘Dreamliners’ que le obligaron a arrendar aviones para evitar retrasos y cancelaciones, las pérdidas en coberturas de combustible y la dura competencia en un periodo de fuerte competencia.

La compañía ha llegado a un acuerdo con el fabricante británico de motores en relación a la compensación por interrupciones en sus operaciones de larga distancia ya acordado en diciembre, que tendrá un efecto positivo. La operativa actual de sus aviones ‘Dremaliner’ funciona ya sin contratiempos, señala la aerolínea.

El pasado año la compañía añadió 25 aviones nuevos a su flota, lo que contribuyó a un crecimiento del 37% de su capacidad en 2018 en un ejercicio en el que aumentó un 13% sus pasajeros (37 millones). Cerró el año con una flota de 164 aviones.

ELEVA UN 37% SUS COSTES GLOBALES

El resultado bruto de explotación antes de amortizaciones y alquileres (Ebitdar) durante 2018 se redujo un 45%, hasta los 2.171 millones de dólares (223,2 millones de euros). Sus costes unitarios (excluido el combustible) se redujeron en un 12% durante 2018.

En 2018 aumentó un 37% sus gastos, hasta los 42.448 millones de coronas noruegas (4.365 millones de euros). Entre las mayores subidas destacan los costes de personal (+25%) con un incremento del 19% en el último trimestre, la partida de mantenimiento (+29%), por arrendamientos de aviones (+12%), así como en combustible, con una factura anual de 12.562 millones de coronas noruegas (1.291 millones de euros), un 71% más.

A cierre de 2018, su deuda neta incluidos intereses asciende a 31.917 millones de coronas noruegas (3.282 millones de euros), lo que supone un incremento del 43%.

LA PRIORIDAD, VOLVER A LA RENTABILIDAD

De cara a 2019, la compañía ha cambiado su estrategia y disminuirá “considerablemente” el crecimiento y las inversiones al tiempo que ha emprendido una serie de medidas para volver a la rentabilidad, entre ellas la optimización de bases –cerrará tres en España–, el aplazamiento en la entrega de 16 aviones y la venta de aeronaves. Además, ampliará capital de 3.000 millones de coronas noruegas (309 millones de euros). Su prioridad clave en el futuro, destaca Norwegian, es volver a la rentabilidad.

“Hemos tomado una serie de iniciativas para mejorar la rentabilidad al reducir costes y aumentar los ingresos en el futuro. Hemos optimizado nuestra estructura de bases operativas y de rutas para así mejorar la operativa, así como desinvertir en aviones y aplazar entregas de aviones; además hemos iniciado un programa interno de reducción de costes, que impulsará nuestras finanzas y nos devolverá a la rentabilidad”, ha afirmado el fundador y consejero delegado de Norwegian, Bjorn Kjos.

“A partir de 2019, entraremos en un periodo de crecimiento más lento y con menos inversiones, mientras buscamos constantemente formas nuevas e inteligentes de mejorar nuestra eficiencia y ofrecer nuevos productos y servicios para a atraer a nuevos clientes”, ha añadido.

Norwegian convocará una junta de accionistas extraordinaria, que se celebrará el l9 de febrero, para la ampliación de capital. Según la compañía, el 33% de los inversores ya se ha comprometido a votar a favor. La operación se anunció días después de que IAG descartara una OPA y anunciara su intención de salir del capital.