La quiebra de Thomas Cook, la compra de Air Europa y la crisis el Boeing 737 Max, temas turísticos del año 2019

El año 2019 ha sido un año muy intenso de noticias turísticas entre las que destacan la quiebra del touroperador británico Thomas Cook, la compra de la aerolínea Air Europa por parte de Iberia, la fusión de las agencias de viajes de Globalia y Barceló, la crisis del modelo Boeing 737 Max, y la apertura a la competencia de la alta velocidad con la llegada del nuevo AVLO.

Entre los grandes temas también se han situado el ‘culebrón’ de los viajes del Imserso, la crisis turística en Cataluña derivada de la sentencia del ‘procés’ y en las islas por la quiebra de Thomas Cook y el resurgir de los destinos Mediterráneos.

España se encamina a cerrar otro año con récord de turistas. Las previsiones del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo apuntan a otro máximo de 83,4 millones, tras los 82,6 millones de viajeros recibidos en 2018. Y es que el turismo español sigue al alza y ya aporta el 12% del Producto Interior Bruto (PIB) y el 13% del empleo en España a pesar de la recuperación de los destinos competidores del Mediterráneo que ha provocado cierta ralentización en el crecimiento.

Aún así el gasto turístico volverá a anotarse otro máximo histórico al rozar los 92.000 millones de euros, con un alza del 2,4%, según el Gobierno en funciones.

A pesar de las amenazas del Brexit el Reino Unido, el mayor emisor de viajeros a España con un 22% del total, se ha estabilizado y ha resistido. En paralelo, la cuota de mercado, tanto en llegadas como en gasto, de los países de largo radio, como Estados o Asia, ha crecido por encima de la media este año.

Una de las noticias que más ha afectado al sector turístico mundial este año ha sido la quiebra del touroperador británico Thomas Cook el pasado mes de septiembre. El segundo mayor grupo turístico mundial quebró tras 178 años de historia dejando a más de 600.000 turistas varados en lo que supuso la mayor repatriación desde la Segunda Guerra Mundial.

Se cancelaron cientos de vuelos y muchas hoteleras y mayoristas aún arrastraron una deuda de millones de euros. En España el Gobierno aprobó un plan de choque de 13 medidas valorado en unos 300 millones, de los cuales 200 eran créditos del ICO. Estaba principalmente centrado en Baleares y Canarias, las regiones más afectadas por la quiebra.

Y es que la quiebra de Thomas Cook supuso un tremendo revés para el sector turístico de Baleares y Canarias, destinos muy dependientes del gigante británico. Solo en sus aviones, sin contar con los clientes de sus paquetes turísticos que volaban en otras compañías, la empresa quebrada trasladó a 3,6 millones de turistas a España en 2018.

Todo ello provocó un descenso de los turistas europeos que llegaban a las islas, a lo que se suma un descenso de los principales mercados españoles (británico, alemán, francés y nórdico) que volvieron a experimentar caídas a lo largo del año.

Otra región afectada turísticamente este año ha sido Cataluña. La ola de violencia del independentismo con altercados en las calles de Barcelona y cortes en autopistas, estaciones de trenes y aeropuertos ha provocado una bajada del turismo en la región y un descenso de precios para mantener la ocupación. Los hoteles reconocen que ahora se ha iniciado un proceso de lenta recuperación de nuevo.

LA MAYOR TRANSACCIÓN EN LA HISTORIA DE LA AVIACIÓN ESPAÑOLA.

Empresarialmente la noticia del año, y quizás la del siglo, fue el anuncio de compra de Air Europa por parte de Iberia. La mayor transacción de la historia de la aviación española por 1.000 millones en efectivo aún esta pendiente de la aprobación de Bruselas.

Con esta operación, que malograba las negociaciones de la compañía de Juan José Hidalgo con Air France, IAG dominaría el 72% del tráfico doméstico nacional, con 174 aviones y unos 7.000 millones de ingresos. Ambas aerolíneas que competían en unas 50 rutas tendrán ahora que compartir mercados.

Uno de los objetivos de la absorción es crear un gran ‘hub’ en Barajas capaz de competir con los grandes europeos como Heathrow, Frankfurt, Charles de Gaulle y Ámsterdam.

Otra gran fusión del sector turístico fue la protagonizada entre Globalia y Barceló. Tras vender Air Europa, el grupo dirigido por Javier Hidalgo anunció la fusión de sus agencias de viajes con las del grupo Barceló dando lugar a un gran gigante turístico con 1.500 puntos de ventas y una facturación agregada de 2.800 millones de euros.