Emirates Flight Catering encarga el diseño de un sistema de energía solar para sus instalaciones

El Emirato aspira a producir el 75% de sus necesidades energéticas provenientes de fuentes de energía limpias para 2050

Emirates Flight Catering, una de las mayores compañías de catering del mundo, ha encargado el diseño de un sistema de energía solar de última generación para sus instalaciones, que se espera que genere una reducción anual de tres millones de kg de emisiones de gases de efecto invernadero.

Este proyecto forma parte de la inversión continua de EKFC en infraestructura para mejorar la eficiencia de los recursos y apoya la Estrategia de Energía Limpia de Dubái 2050, lanzada por el Jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, gobernador de Dubái, en 2015. Según la estrategia, el Emirato aspira a producir el 75% de sus necesidades energéticas provenientes de fuentes de energía limpias para 2050.

La planta de energía solar situada en la azotea de EKFC consta de 8.112 paneles solares individuales. Se espera que genere 4.195 megavatios/hora de electricidad anualmente, lo que permitirá a la compañía reducir el consumo de energía tradicional en un 15% en sus instalaciones de lavandería, en la elaboración de alimentos y en el alojamiento del personal.

Como resultado, la emisión de dióxido de carbono de EKFC disminuirá en 3 millones de kg al año, el equivalente al uso anual de electricidad de 518 hogares familiares.

EKFC reconoce que la responsabilidad ambiental es fundamental para su éxito a largo plazo y se compromete a utilizar los recursos de manera sostenible y a minimizar el impacto ambiental de sus operaciones en todas las actividades.

Próximamente, EKFC comenzará a construir la instalación agrícola vertical más grande del mundo en una joint venture con Crop One. La instalación de 12.000 metros cuadrados producirá 2.700 kg de verduras de hoja verde de alta calidad diariamente, libres de herbicidas y pesticidas, utilizando un 99% menos de agua que los campos al aire libre.

Próximamente, EKFC comenzará a construir la instalación agrícola vertical más grande del mundo en una joint venture con Crop One. La instalación de 12.000 metros cuadrados producirá 2.700 kg de verduras de hoja verde de alta calidad diariamente, libres de herbicidas y pesticidas, utilizando un 99% menos de agua que los campos al aire libre.