El Boeing 737 MAX estaría listo para el vuelo de certificación en unas semanas a pesar del fallo en el software

La Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) espera que el problemático 737 MAX de Boeing realice su vuelo de certificación en las próximas semanas, a pesar del nuevo problema de software detectado esta semana por los ingenieros del fabricante estadounidense.

Stephen Dickson, jefe de la FAA, ha asegurado que el 737 MAX podría volver pronto a volar a pesar de un nuevo problema de software relativo a una luz que advierte sobre algún mal funcionamiento del sistema en el apartado.

«Estamos incorporando un cambio al software del 737 MAX antes de que la flota vuelva al servicio para asegurarnos de que esta luz indicadora sólo se ilumine como se pretende», ha asegurado Boeing.

No obstante, Dickson ha insistido en que no habría «un retraso significativo» en el regreso del avión al servicio, tras estar casi un año inmovilizado por los dos accidentes que provocaron la muerte de 346 personas.

Según apunta ‘Financial Times’, la crisis le costará a la compañía unos 18.600 millones de dólares (16.977 millones de euros), al poner en tierra a más de 700 aviones en todo el mundo, lo que también ha provocado pérdidas millonarias para las aerolíneas.

La compañía ha dicho que espera que el 737 MAX vuelva al servicio a mediados de este año tras el visto bueno de los reguladores, aunque las entregas se podría extender hasta dos años.

La semana pasada el gigante de la aviación informó de su peor resultado desde 1997 con una pérdida neta de 636 millones de dólares en 2019 (580 millones de euros), en comparación con los beneficios de 10.500 millones de dólares del año anterior.