El aeropuerto de Gatwick en Londres tuvo que cerrar en diciembre de 2018 por la presencia de drones

El aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas no es el único que ha sufrido el cierre de sus instalaciones y la cancelación de vuelos por culpa de un dron, en diciembre de 2018 el aeropuerto londinense de Gatwick tuvo que ser cerrado por la presencia de dos drones de alta tecnología en las cercanías de la terminal, que obligaron a cerrar las pistas y dejaron en tierra a cerca de 115.000 pasajeros que tenían previsto pasar por el segundo aeropuerto del Reino Unido esa Navidad.

El Gobierno británico tuvo que cancelar los 765 vuelos previstos para ese día en lo que consideraron un «ataque deliberado»: la legislación británica prohíbe el vuelo de drones a un radio de un kilómetro de un aeropuerto y el delito puede llegar a penarse con cinco años de prisión.

El aeródromo se sumió esos días en un caos ya que se trataba de uno de los fines de semana con más tránsito: 2,9 millones de pasajeros tenían previsto pasar por el aeropuerto por las vacaciones navideñas.

Los drones fueron detectados el miércoles 19 de diciembre por la noche a las 21:00 hora local, momento en el que se cerró la pista, que solo reabrió durante 44 minutos de madrugada hasta que los artefactos fueron avistados de nuevo.

Las 6.000 personas que tenían previsto aterrizar en el aeropuerto esa noche lo hicieron en otras terminales del Reino Unido después de que sus vuelos fuesen desviados. Además, miles de viajeros quedaron atrapados en los aviones durante horas y cientos de aviones fueron desviados a otros aeropuertos, incluso a los de París y Ámsterdam.

UN GRUPO DE ECOLOGISTAS INTENTÓ PARALIZAR HEATHROW ESTE VERANO

Además, este verano un grupo de activistas medioambientales intentó interrumpir el tráfico aéreo del aeropuerto londinense de Heathrow volando drones de juguete. Exigían así medidas más estrictas para reducir los gases de efecto invernadero.

La policía británica logró detener el plan con la detención de dos hombres por las sospechas de conspiración para alterar el orden público. Otros cinco sospechosos fueron detenidos por el mismo motivo.

El grupo había anunciado que volarían los drones a la altura de la vista y que no pretendían causar ningún daño. El aeropuerto calificó el plan de la plataforma de contraproducente y criminal.