5 consejos para ahorrar en los vuelos de este verano

Aunque cada vez hay más ofertas online, y precios que parecen bajar en cuestión de minutos, encontrarlos a la hora de la verdad en los buscadores no siempre es fácil, por eso, cualquier consejo que permita abaratar los costes es siempre bien recibido.

“Existen una serie de trucos y secretos que son de verdad útiles cuando un usuario quiere reservar online sus vuelos. Basta tenerlos en cuenta para ver cómo en realidad los precios de las ofertas sí que existen. Aunque es necesario, eso sí, ser un tanto flexible” explican desde Viajes.com.

5 consejos que abaratan la factura de los vuelos

1: ¡Siempre que puedas viaja el día 13!  ¿El 13? ¡Sí! el 13, aún existe el pánico escénico entre millones de personas a este número. Mentar el mal fario es lo que suelen pensar muchas personas que, por superstición, ignoran las reservas ese día. Solo con este gesto puede bajar el precio hasta un 30% en según qué temporada.

2: ¡Nunca reserves de sábado a sábado o de domingo a domingo! los precios más baratos que existen están en fechas que son a mitad de semana, reserva de martes a martes o de miércoles a miércoles y los precios de los vuelos estarán a un coste muy inferior, aunque por medio haya un fin de semana.

3: Reserva con meses de antelación y ves mirando la evolución de los precios con asiduidad. Es desaconsejable esperar hasta última hora o al final se puede acabar pagando un incremento de hasta el 100% por la escasez de plazas.

4: Usa comparadores de vuelos baratos y no reserves nunca por una aerolínea de manera directa, los comparadores de vuelos baratos te permiten poder comparar vuelos con todas las aerolíneas y agencias en una sola búsqueda y encontrar en un segundo el vuelo más barato disponible tanto a nivel nacional como internacional.

5: ¡Que no te importen las escalas! cuantas más escalas tengas normalmente el precio es mucho menor. Parece que se pierde tiempo en el trayecto y que es más cansado, pero cada vez los aeropuertos permiten más opciones de ocio que amenizan las esperas mientras, a la vez, se ahorra en dinero hasta llegar a destino.